7 sept. 2012

EL VOTO A LOS 16 Y LOS VIUDOS TRISTES Y KRISPADOS


Por Alejandro Crivisqui
Tenia 17 años en tiempos aun de dictadura, el pelo no te tenia que tocar el cuello de la camisa repetía mi celadora, según la disposiciones del Ministerio de Educación del gobierno Militar, pero en esa época ya caminaba militantemente las villas, ayudando a organizar cooperativas de viviendas, si bien la dictadura estaba en la cuerda floja, la cosa seguía tensa, Ubaldini con su campera negra ya había hecho su movilización a la Plaza de Mayo, dejando un trabajador muerto por la represión, la derrota de Malvinas era muy reciente y se veía en el horizonte aparecer algo desconocido para mi, la Democracia, las libertades publicas y cuando llego aquel glorioso 30 de Octubre del 83, solo fui un espectador impotente de no poder votar por primera vez en tan importante e histórico hecho político del siglo XX de nuestro País, solo por que era menor de 18, a pesar de haber salido muchas veces de noche con el aerosol a pintar “Luche y se van” y haber cantado junto a un puñado de jóvenes desconocidos y en pelotas, en pleno regimiento del tercer cuerpo de ejercito, cuando me llamaron para la revisión medica del servicio militar “Se va a cavar, se va a cavar la dictadura militar…”, cuando luego de habernos arriesgado a intercambiar diarios “clandestinos” como los del PC “Aquí y Ahora” o “La Vanguardia” del PSP de Esteves Boero con mis compañeros de curso, entre otros periódicos que circulaban y nos pasábamos por abajo del banco del aula, jovencitos de 15, 16 y17 años, con plena conciencia de lo que pasaba y de lo que nos arriesgábamos.

Hoy veo que los que se oponen a que los jóvenes menores de 18 años puedan votar, luego de años de maduración democrática continúa, son los mismos que quieren criminalizar la juventud, exigiendo que “si le van a dar el voto, le den también el garrote” bajando el limite para la imputabilidad de los delitos.

Ellos no se “Krispan” ni denuncian cuando por estos pagos norteños, en las cosechas del algodón los patrones dueños de los campos emplean y explotan jóvenes de 16 años, allí… miran distraídos para otro lado.

Ellos no se “Krispan” y denuncian cuando las “Señoras” tienen empleadas o “criadas” de 16 años traídas del interior para “todo servicio”.

Ellos ya ni se acuerdan de que diez de los treinta y tres muertos en la represión del “democrático” gobierno de De La Rua, eran menores de 18 años, en aquellos días del 19 y 20 de Diciembre del 2001.

Ni que hablar, que ni se Krisparon y levantaron sus voces, cuando el Menemato dejaba sin trabajo masivamente a millares de padres y sus hijos menores tenían que salir a changuear, para ayudar en sus casas o ir solo a la escuela para poder comer una vez al día, esos chicos, no habían votado “inmaduramente” las inmundas y desalmadas políticas neoliberales, pero si debían ser muy maduros para sufrirlas y aguantarlas sobre sus jóvenes lomos.

Ellos los Crispados, no registraron en sus memorias de primates, que fueron jóvenes de 16 años los que fueron torturados y asesinados con los mismos “Mecanismos” con los que desaparecieron a los adultos, me refiero a los jóvenes que hoy recordamos luego de 36 años, los de La Noche de Los Lápices.

Si no recuerdan con “Krispacion” estos hechos mas recientes, que van a recordar a las niñas de Ayohuma que combatieron junto al Gral. Belgrano derrotado en el Norte o los tantos Tamborcitos de Tacuarì que se jugaron sus vidas junto a nuestras fuerzas patrióticas en las luchas por la independencia Nacional.

Ellos solo quieren jóvenes clientes, consumidores bobos de productos innecesarios y contenidos televisivos pasatistas, que no lean los diarios, si no que vean solo sus publicidades, subestiman las capacidades de la juventud, por esos sus partidos políticos están vacíos de ellas y así resentidos y con odio gorila, se están quedando solos con sus herrumbrados argumentos, viendo pasar la historia como viudos tristes, por sobre ellos y sus propias tumbas políticas.

No dejemos que los jóvenes de hoy, se queden con la misma impotencia que sufrimos los que no pudimos votar en aquel histórico 30 de Octubre del 83 cuando retornó la democracia, solos por no tener 18 “maduros” años.
La democracia para estirar sus márgenes los necesita.

2 comentarios:

  1. Aunque siempre e sido neutral en el quehacer político, veo que hablas con el corazón en las manos, me gusto tu manera de expresarte porque lo haces con sentimientos, que muchos no lo tienen....

    ResponderEliminar
  2. }Aunque soy neutral, en temas de política, tu informe me llego al alma, me gusta porque hablas con el corazón en la mano, solo de esa manera siempre se dice lo que uno piensa y siente

    ResponderEliminar

SOLO TE PIDO RESPETO AL QUE PIENSA DIFERENTE.

AYER Y HOY LOS MISMOS ENEMIGOS